Falta de presencia

En esta tarde de primavera en la que camino con el paso absorto y vagabundo, no puedo dejar de recordar aquellos lugares en los que estuve, árboles que se parecían tanto a estos que ahora miro, similares juegos de la luz sobre la hierba o las fachadas.

Recuerdo que yo era distinta, más joven y más bonita, que tenía muchos sueños y algunos pretendientes.

Y sin embargo, también entonces caminaba ausente y vagabunda, recordando con nostalgia incomprensible otras tardes de primavera.

Tavira

Anuncios

2 thoughts on “Falta de presencia

  1. Pues sí, esa maldita incapacidad para aprehender el ahora y sacarle jugo es un mal bastante extendido. No va a haber más remedio que hacerle frente con la medicación adecuada. Tomar una dosis de Nostalgia del presente de Borges en ayunas puede ayudarnos a abrir los ojos al absurdo de la situación.

    Me gusta

  2. En efecto, Borges lo dijo muy bien, gracias por traerlo a colación… Aprender a estar donde estamos y a vivir lo que vivimos es un arte difícil. Así vamos. 🙂 Pero nada es irreparable y, paradójicamente, creo que la literatura puede ayudarnos en el camino. Un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s